Dieciséis gobernadores apoyan el proyecto sanjuanino para un nuevo reparto de subsidios al transporte.

El proyecto fue presentado por los senadores sanjuaninos Cristina López y Rubén Uñac. Legisladores de la oposición también salieron a apoyar esta iniciativa.
p19_optjpeg
Foto Ámbito

Con la firma de los senadores sanjuaninos Cristina López y Rubén Uñac, y del tucumano, Pablo Yedlin, fue presentado en el Congreso Nacional el proyecto de ley que crea el “Sistema Federal de Distribución de Compensación Tarifaria al Transporte Público de Pasajeros (SIFECOT)”. El mismo cuenta con el apoyo irrestricto de 16 gobernadores que necesitan una nueva distribución de los subsidios nacionales al transporte.

La presentación del proyecto en el Senado Nacional fue coincidente con la firma de un documento, en el CFI, en el que los 16 mandatarios expresaron “profunda preocupación por el transporte público de pasajeros que afecta a la totalidad de los trabajadores, no solo del sector específico, sino a quienes usan este medio transporte para llegar a sus lugares de trabajo, a los educandos, educadores, en general a toda la sociedad".

Luego, invitaron al debate público en el Congreso Nacional sobre un nuevo modelo de distribución de compensaciones tarifarias “que tengan como principio la igualdad y equidad en todo el territorio de la República Argentina".

Firmaron este documento los gobernadores de: San Juan, La Rioja, Tierra del Fuego, La Pampa, Santiago del Estero, Buenos Aires, Catamarca, Santa Cruz, San Luis, Entre Ríos, Chubut, Tucumán, Misiones, Salta y Chaco. 

Fue el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, el primero en levantar la mano contra la actual distribución de subsidios: “En el reparto de subsidios al transporte es necesario barajar y dar de nuevo, de lo contrario solo estamos profundizando las desigualdades, dando más a los que más tienen”, dijo en su cuenta de Twitter el mes pasado.

Luego de eso anunció que los legisladores sanjuaninos presentarían en el Congreso Nacional un proyecto de ley que busque “terminar con esta desigual distribución de subsidios al transporte entre AMBA y el resto de provincias argentinas”.

La advertencia de Uñac fue contundente al remarcar que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) recibe 46 mil millones por mes en subsidios al transporte mientras que el resto de las provincias argentinas recibe 24 mil millones por año, “está más que claro que el desequilibrio es total”.

Son varios los gobernadores que ya realizaron declaraciones públicas en apoyo al proyecto sanjuanino, incluso legisladores de la oposición como el senador radical mendocino Alfredo Cornejo, quien dijo que los argentinos "Les pagamos a vecinos del AMBA parte del micro y también el agua".

También el presidente Alberto Fernández en su última visita a San Juan  mostró su apoyo al proyecto de ley.
 
El proyecto sanjuanino

El proyecto presentado en el Congreso Nacional tiene 15 artículos. El primero crea el “Sistema Federal de Distribución de Compensación Tarifaria al Transporte Público de Pasajeros (SIFECOT)”, con el fin de garantizar, con eficiencia económica y equidad social, una justa distribución de las compensaciones tarifarias que percibe cada jurisdicción de la República Argentina, destinadas a la prestación del servicio público de transporte automotor de pasajeros de áreas urbanas y suburbanas.

El segundo artículo declara esencial el servicio de transporte público de pasajeros por automotor urbano y suburbano en todo el territorio nacional; y en el tercero se incluye en el SIFECOT a todas las provincias incluida Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

De dónde provienen los fondos se establece en el artículo cuarto, y el quinto crea el “Fondo Único del Sistema Federal de Distribución de Compensación Tarifaria al Transporte Público de Pasajeros, por la suma de $ 360.000.000.000 (pesos trescientos sesenta mil millones) para el ejercicio fiscal 2022.

¿Cuáles serán los criterios de distribución?

Se determina en el artículo sexto: 
·        Parque móvil afectado al servicio, habilitado y declarado ante la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).
·        Kilómetros recorridos promedio mensuales por los servicios públicos de transporte automotor urbano y suburbano nacional, provincial, municipal y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
·        La cantidad de empleados activos declarados al Ministerio de Transporte de la Nación mediante el Sistema Integrado de Liquidación y Administración de Subsidios (SILAS), con un máximo de 3 agentes por unidad.

El artículo siguiente estipula un plazo de un año para que el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) tenga implementación en todo el territorio de la República Argentina.

Mientras que el artículo octavo establece las tarifas diferenciales para todas las jurisdicciones, y el noveno señala que la tarifa diferencial del gasoil será para todas las empresas del país por igual.

No olvidaron los senadores sanjuaninos aclarar que los fondos que se destinen para hacer frente a las compensaciones tarifarias al transporte automotor no podrán afectar o disminuir la coparticipación de recursos federales (Artículo 10).

El Artículo 11 crea el Consejo Federal del Transporte (COFETRA) que estará integrado por representantes del Ministerio de Transporte de la Nación, las Autoridades de Aplicación en materia de transporte de cada una de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). El mismo deberá diseñar políticas públicas en materia de transporte automotor, asesorar sobre la materia, entre otras funciones.

Luego, el proyecto establece que la autoridad de aplicación será el Ministerio de Transporte de la Nación o el organismo que en el futuro lo reemplace.

También se derogan las normativas vigentes sobre la actual distribución de los fondos y como los tiempos apremian, se establece que, una vez sancionada la ley, entrará en vigencia a partir del primero de julio de 2022.

Fundamentación

En la fundamentación del proyecto los senadores sanjuaninos destacaron que “En el actual contexto económico y social, el Estado Nacional, las Provincias, los Municipios y CABA vienen realizando sostenidos esfuerzos a fin de asegurar el normal acceso de la población a los servicios públicos, preservando su naturaleza de prestación obligatoria para la satisfacción de necesidades colectivas primordiales”.

Luego de un repaso por las leyes y normativas que fueron tejiendo el actual sistema de distribución, definieron que “Esto evidencia que el sistema del transporte de pasajeros por automotor del interior del país sufrió un desfinanciamiento continúo, dado que los fondos aportados por Nación se redujeron de manera significativa”.

También señalaron que las tarifas del sistema masivo de transporte en el interior alcanzan en algunas jurisdicciones incrementos superiores al 300 % en relación al AMBA. “Esto amerita efectuar un reparto más justo, equitativo y federal de los fondos que permita no solo equiparar las asimetrías existentes, sino también garantizar un servicio público accesible para todos los usuarios y, fundamentalmente, a los sectores vulnerables de nuestra sociedad”.

Sin olvidar las cifras que duelen: hoy el AMBA recibe aproximadamente veintiséis mil millones de pesos ($ 26.000.000.000) mensuales y, en su conjunto, las Provincias reciben en promedio tres mil quinientos millones de pesos ($ 3.500.000.000) mensuales.