Valle Fértil lidera el sector ganadero en San Juan

Según los datos que manejan en la Dirección de Desarrollo Pecuario, tomando como base la campaña de vacunación antiaftosa.
multimedia.normal.bba19024834dcd3f.36353439353331355f313132323237333235313331363336375f3131363437335f6e6f726d616c2e6a7067

En el 2018 el stock de ganado bovino en la provincia fue de 43.633 cabezas, pero este año la cifra trepó un 21,5% al llegar a las 53.011 cabezas, según los datos que manejan en la Dirección de Desarrollo Pecuario, tomando como base la campaña de vacunación antiaftosa. El crecimiento, muy superior al de la campaña 2017/2018, cuando el incremento fue del 5% se debe, según fuentes del sector, al impulso que la ha dado a la actividad la puesta en marcha de la nueva planta de faena en ciudad capital, que entró en funcionamiento en la primera semana de septiembre.

Con los datos de la última campaña para prevenir la aftosa en la provincia, el director de Desarrollo Pecuario, Alfredo Martín, se mostró entusiasmado con los números y señaló que Valle Fértil sigue liderando la cría de bovinos en San Juan, con 25.175 cabezas, el 47,5% del total de la provincia. Le sigue 25 de Mayo, con 6.410 cabezas, es decir el 12% del total.

Lo que ha permitido tener los datos actualizados ha sido la nueva campaña de vacunación contra la aftosa y la brucelosis bovina. Según explicó Martín, hay obligación de vacunar al ganado bovino por ley nacional. Todo bajo la supervisión del Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa), que controla desde la faena, el tránsito y el desposte de los animales.

En San Juan, la cría se hace a campo natural, en departamentos como Valle Fértil, 25 de Mayo, Calingasta y Jáchal. Después se hace la recría, en fincas en las que se ha cultivado alfalfa u otros verdeos de invierno, como avena y centeno e incluso se puede ayudar a la alimentación de los animales con maíz y sorgo. La última etapa es el engorde a corral, que se hace en los últimos 90 días previos a la faena.

Según comentó Martín, el consumidor en el mercado sanjuanino prefiere animales en pie de entre 420 a 450 kilos. Con ese peso es un animal tierno, cargado de grasa, que permite obtener tras la faena dos medias reses de entre 100 a 120 kilos cada una.

En el negocio ganadero, el kilo de novillo en pie se comercializa a unos 70 pesos el kilo. Luego, al gancho, en el sector mayorista, cuesta unos 140 pesos el kilo para llegar a las carnicerías a unos 280 pesos.

En San Juan, si bien el control está a cargo del Senasa, la logística de la vacunación la hace la Dirección de Desarrollo Pecuario. En la provincia hay unos 40 vacunadores habilitados, mientras que el costo de la vacuna está subsidiado por el Estado. El productor sólo afronta el costo de la aplicación, que es de 12,50 pesos por animal.

El ganado bovino está distribuido en unos 700 establecimientos dedicados a la tarea. Pero no es la única. También hay unos 600 establecimientos que producen unas 58.000 cabezas de caprinos, mientras que en la cría de cerdos, además de los que se producen en las fincas, hay 3 criaderos, que reúnen entre 3.500 a 4.000 madres. De cada madre se obtienen entre 22 a 23 lechones por año.

La otra preocupación del Gobierno local es la mejora genética, con razas como la Murray, apta para ambientes secos y de alta exposición solar.

 
info_pagina_4_web.jpg_2009232627

Boletín de noticias