En Las Tumanas un horno comunitario lugar de encuentro de ceramistas

Alcira Navarrini solicitó financiamiento minero por primera vez en 2016. Hoy su taller es epicentro de encuentros con otros artistas en un paraje soñado de Valle Fértil.

“Los subsidios de Minería han sido un gran empujón para generar otros movimientos”, asegura Alcira Novarini mientras camina bajo la sombra delicada de las tuscas. En la Posada San Pedro instaló su taller, a pasos del río Las Tumanas.

El puntapié inicial fue un subsidio de la Línea 1, actualmente llamado Ventanilla Abierta, destinado a fortalecer la pequeña y mediana minería. Esos $125 mil brindados en 2016 solventaron la compra de un horno cerámico.

Esa herramienta la usa ella y otros artesanos vecinos… y no tanto. Artesanos de Albardón y de otras provincias incluso han podido cocer sus productos en ese paraje privilegiado. Vasijas, tazas, máscaras y hasta grabados se van apilando en el lugar. Las producciones van adquiriendo carácter colectivo y de esa energía surgieron diversas iniciativas. 

En enero se realizó el encuentro de ceramistas y escultores del país en ese paraje serrano, con auspicio del Ministerio de Minería.

El intercambio de experiencias quedó plasmado en las esculturas que quieren emplazar en lugares simbólicos de Valle Fértil para que marquen una ruta turística similar a la del vino o el olivo.

49024336807_e87961dd03_b
El apoyo minero a estas iniciativas se enmarca en una política activa para incentivar la industria en sus distintos eslabones. En este caso, poniendo en valor las arcillas y los minerales que sirven de antiplástico en las pastas cerámicas, como el cuarzo y feldespato; también oriundos de Valle Fértil.

Alcira actualmente trabaja dos tipos de arcillas. Una bermeja, que recoge cerca de la Ruta 150 y otra más cercana, mezclada con partículas de mica. Eso le da un matiz brillante a las producciones decorativas.

49024124296_6054a85ba2_b
Junto a Miguel, compañero en la posada y artesano del travertino, siguen pensando en hacer crecer el lugar y su arte. Tienen el proyecto de lograr junto a especialistas de la UNSJ la identificación y certificación de las arcillas.

Además, quieren dar continuidad al encuentro del sector, pero esta vez en la capital sanjuanina.

“Hay que entender a la Pachamama. Ella todo lo da para aprovecharlo, con ese respeto con el que nosotros levantamos la arcilla tiene que darse todo”, opinó Alcira sobre la actividad minera y sus efectos multiplicadores.

Boletín de noticias