La Rioja, cada vez más fuerte como exportadora olivícola

Desde el gobierno atribuyen este crecimiento al Clúster Olivícola que es política de Estado en la vecina provincia.
olivas-696x522

La actividad olivícola riojana aporta más de 60 millones de dólares al producto bruto geográfico, entre exportaciones de aceite de oliva y aceitunas de mesa, mientras en otras provincias como Catamarca, se abandonaron 20 mil hectáreas de olivos. “Acá no solo se sostuvo sino que está prevista, según nos comentaron desde las Cámaras, una súper producción de aceitunas para este año”, dijo el ministro riojano de Planeamiento e Industria, Rubén Galleguillo.

LA OLIVICULTURA PROVINCIAL “REPRESENTA EL PRINCIPAL RECURSO EXPORTADOR”, Y LA CREACIÓN DEL CLÚSTER “DEMOSTRÓ CLARAMENTE SER UNA POLÍTICA DE ESTADO QUE SE SOSTUVO EN EL TIEMPO”.

En el marco de la 12va reunión de esta alianza creada entre los sectores público y privado, se expusieron los principales ejes del Programa de Eficiencia Energética, validación del Plan de Gestión de la Ruta del Olivo Riojano, denominación de origen para la variedad Arauco y Panel de Análisis Sensorial.

El Clúster Olivícola, único en funciones en el país, fue merced a “un trabajo silencioso y comprometido de todos los sectores, de áreas del Gobierno, Cámaras, universidades, exportadores, productores, instituciones técnicas, y que nos permite transitar un camino con una proyección de futuro promisoria”, resaltó el funcionario.

El ministro riojano agregó que este Clúster “demostró claramente ser una política de Estado que se sostuvo en el tiempo con la misma fuerza, convocatoria y compromiso de todos los actores sociales y económicos de la provincia desde el primer día, responde a una actividad que para La Rioja es muy importante y representa su principal recurso exportador”.

“Esto es resultado de un trabajo silencioso y comprometido de todos los sectores, de áreas del Gobierno, Cámaras, universidades, exportadores, productores, instituciones técnicas, y que nos permite transitar un camino con una proyección de futuro promisoria”, resaltó el funcionario.

Detalló asimismo que se avanzó “mucho en las cuestiones sanitarias, se presentarán los protocolos que fueron realizados por expertos y financiados por el Consejo Federal de Inversiones (CFI). También contribuyeron el Gobierno Provincial, a través del Banco Rioja, y el CFI para la cosecha y labores culturales, entre otros aspectos que se están trabajando referidos a la competitividad, el valor agregado, la denominación de origen, la comercialización y los acuerdos de la Unión Europea y el Mercosur”.

Alianza público privada
El presidente de la Fundación Clúster Olivícola Riojano, José Hilal, destacó que “fueron doce reuniones con un alto nivel de asistencia y eso habla de la voluntad de todos de querer sentarnos en una mesa a dialogar, la alianza público privada que al principio era solo un anhelo se convirtió en una realidad”.

Junto a la Secretaría de Ciencia y Técnica “tenemos plasmado el primer Centro Tecnológico Olivícola del país que se ubica en Arauco, etapa de puesta en marcha, donde se brindarán servicios de todo tipo y representa un hito”.

Se constituyó el Panel de Cata que “queremos que sea oficial y gratamente sorprendidos por la cantidad de gente que quiere integrarlo, un público muy diverso”.

Balance
Hilal hizo hincapié en que “surgieron muchos problemas como el tema energético que tienen los productores regantes de la provincia, el cual cuenta con un subsidio del Gobierno Provincial y la Cámara Olivícola Riojana está elaborando un proyecto de reconversión energética que se presentará en la próxima reunión; también nos preocupa el proceso de concentración industrial que se está generando, por eso hay que ayudar a los pequeños productores que están quedando fuera del mercado brindándoles herramientas que les permitan ser rentables y diversificar su actividad”.

“A pesar de eso obtuvimos muchos logros, en el ramo crediticio el gobernador Sergio Casas y el ministro Galleguillo gestionaron créditos para el pequeño productor, una ayuda directa que hacía falta, y junto al SENASA, y con aportes financieros del Clúster, se pudo minimizar el problema de la langosta”, puntualizó.

Y subrayó que “la Ruta del Olivo es el programa que le faltaba a la olivicultura para desarrollar el turismo vinculado a la producción, y la denominación de origen e identificación geográfica de la variedad Arauco traerá importantes beneficios para los productores”.

(Prensa Ministerio de Planeamiento e Industria de La Rioja)

Boletín de noticias