La Pampa y Chaco, las primeras provincias en implementar medidas restrictivas frente al crecimiento de casos de Covid-19.

Ambas provincias dieron marcha atrás con las habilitaciones y decidieron extremar los cuidados debido al crecimiento de la curva de contagios
Screenshot_20210104-220651

El gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, y el de Chaco, Jorge Capitanich, confirmaron este lunes que en sus provincias comenzarán a aplicar medidas restrictivas para enfrentar el avance de casos de coronavirus, un fenómeno que se está multiplicando en todo el país y que llevó al presidente Alberto Fernández a manifestar que “el riesgo de que todo vuelva a paralizarse existe”.

En La Pampa el gobernador decidió prohibir la circulación de personas entre la 1 de la mañana y las 6:30. Además, se mantiene la suspensión de encuentros sociales, una medida que habían tomado días atrás. Por último, todas las actividades que se realicen finalizarán a la medianoche, salvo la atención de los locales gastronómicos, que estarán abiertos hasta las 0:30.

“La creciente ocupación de camas hospitalarias ameritan medidas para garantizar la atención a todos los casos COVID-19″, expresó Ziliotto en sus redes sociales. También remarcó que si a la restricción de horarios de circulación y encuentros sociales se le suma responsabilidad social, “las medidas serán mucho más efectivas”.

En el caso de Chaco, el gobierno provincial emitió un comunicado oficial en el que indicó que “debido al aumento de casos de Covid-19, se dispusieron medidas que regirán del 5 al 21 de enero del 2021″ y señalaron que “se definieron estrictas restricciones a la circulación, que estará prohibida entre localidades los fines de semana, y alarma sanitaria entre las 0 y las 6 horas”.

“La alarma se implementará entre las 0 horas y las 6 horas de cada día, salvo de jueves a domingos donde estará habilitado el funcionamiento de bares y restaurantes hasta las 02:00 horas. No obstante, se desalienta la circulación de personas en la vía pública”, indicaron desde la gestión chaqueña, al tiempo que aclararon que “la alarma sanitaria se implementará en todo el territorio provincial a fin de hacer saber a la comunidad la criticidad de los indicadores actuales”, detallaron.

Durante este período el gobierno de Chaco prohibirá los desplazamientos y la circulación de bienes y personas, con exclusión de aquellos afectados al servicio de salud, seguridad o que cuenten con turno o permiso para circular.

Según explicaron desde el Ejecutivo chaqueño, las personas podrán estar en espacios públicos pero sólo hasta las 22 horas. A partir de ese horario, “las autoridades municipales y de seguridad podrán adoptar medidas necesarias para disuadir y evitar la concentración y aglomeración de personas”. En esos espacios no se encuentran permitidos la realización de espectáculos públicos, ferias y actividades recreativas no deportivas.

La llegada de una nueva ola de contagios parece ser inevitable. La Pampa y Chaco fueron las dos primeras provincias en comenzar a cerrar actividades debido al crecimiento de los contagios. En la semana podrían sumarse otras. Cada gobernador está evaluando la situación epidemiológica de su distrito y tratando de contener la diversificación del virus.

Fuente: Infobae