Uñac recordó a los fallecidos del terremoto de 1944: "Nos hemos puesto de pie en homenaje a ellos".

El mandatario provincial realizó la colocación de una ofrenda en nombre de todos los sanjuaninos, homenajeando así a las víctimas de aquella trágica fecha.
50837578963_1f2da5c035_b

El 15 de enero de 1944 San Juan sufrió el sismo que más víctimas se cobró en Argentina. Cerca de 10 mil muertos y una ciudad prácticamente desaparecida fue el saldo de este desastre natural, que tuvo una magnitud de 7,4 en la escala de Richter y una intensidad de IX en la escala de Mercalli, a una profundidad de 11 kilómetros.

Para recordar ese acontecimiento, este viernes, al cumplirse 77 años de aquella fecha, el gobernador de la provincia, Sergio Uñac, asistió a iglesia-convento de Santo Domingo, para la colocación de una ofrenda recordatoria.

En contexto de pandemia, el primer mandatario fue recibido por el cura párroco Rafael Cunsulo, con quién compartió una oración por los fallecidos en la mayor tragedia que enfrentó San Juan.

50838302036_659f5a9668_b

"Estamos recordando, simbólicamente, la tragedia más importante y dolorosa que tuvo San Juan. El 15 de enero de 1944, el terremoto provocó más de 10 mil muertes y arrasó con toda la infraestructura edilicia", señaló Uñac.

"Desde ahí a la fecha, nos hemos puestos de pie, tenemos esta provincia que tanto queremos, el pedido es recordar a todos los fallecidos y seguir pensando, en homenaje a ellos, construyendo todos juntos pensando también en las futuras generaciones", reflexionó Uñac.

50838305181_3a59f34121_b

Por su padre, el padre Cunsulo, en el mismo sentido que el primer mandatario, analizó que el terremoto del '44 "fue un hecho muy doloroso, significativo para toda la sociedad sanjuanina, lo sentimos muy profundamente y por eso año tras año, lo recordamos. Recordamos la gran solidaridad que hubo de parte de toda la Argentina".

A su vez, Cunsulo destacó "la caridad cristiana" manifiesta durante la catástrofe ya que en esa época, el párroco de Santo Domingo, "socorrió enfermos y brindó sepultura a los fallecidos, algo muy significativo, motivo por el que las cenizas de los fallecidos descansan en nuestra iglesia".

Fuente: Si San Juan